Con la gente de Almaraz, Manolo y Fran

Manolo o cómo cuidar un evento teatral

Miguel Fernández General Leave a Comment

Con la gente de Almaraz, Manolo y Fran

A estas alturas del verano ya van varios bolos y en medio de la vorágine surgen reflexiones. La más importante de todas es que poco a poco estamos generando demanda teatral en muchos sitios donde no se programaba teatro o por lo menos no con asiduidad. Eso para nosotros ya es una satisfacción enorme porque para eso hemos nacido, para llevar el teatro a cualquier rincón. Eso tiene su parte buena y otra no tan buena. Y es que hay organizadores que no tienen tanta experiencia programando teatro y a veces no saben lo que supone. No quiero que esto se vea como una crítica feroz sino como una forma de que todos y todas necesitamos seguir aprendiendo para poder aprovechar al máximo un evento teatral que obviamente tiene un coste y supone un esfuerzo para el pueblo o ciudad.

Siempre me gusta enviar un documento con recomendaciones para que todo salga bien: tener un punto de luz cercano, condiciones del espacio escénico, como debe ser el lugar para cambiarnos y maquillarnos, la disposición de las sillas para el público, condiciones ambientales… pero no siempre se cumplen. Hay veces que llegamos y el suelo, por fiestas y demás, está lleno de basura, colillas, cristales… y nos toca barrer, o que nos cambian de espacio a última hora, que hay una orquesta probando sonido mientras actuamos o mientras hacemos nuestras pruebas de sonido, que el espacio para cambiarnos esta fatal sin baños, sin espejos, sin higiene…, que no hay alguien de la organización pendiente o llega tarde, que la toma de luz está muy lejos, que tenemos que poner nosotros las sillas del público, que nos ponen al sol a las 5 de la tarde… Podría seguir con la casuística que es mucha a lo largo de estos años. Todo esto va en perjuicio en primer lugar de los espectadores, de nosotros mismos y de los organizadores que no le sacan el máximo partido al espectáculo que han programado. Entiendo que son muchos estreses cuando son fiestas y muchos eventos a coordinar pero se trata de ir aprendiendo poco a poco para que todo luzca bien.

Ayer mismo en Almaraz (Cáceres) fue todo un ejemplo de buena organización. Llegamos y ya un operario del Ayuntamiento, Manolo, estaba allí dispuesto para todo lo que necesitaramos. Previamente había refrescado la plaza bien por el calor que había. Nos mostró donde enchufar, donde cambiarnos, nos trajeron agua fresca, pasó la policía a cortar la plaza una hora y media antes de empezar, vino Fran, el concejal de cultura para asegurarse de que todo estaba bien… Manolo puso 120 sillas y luego tuvo que poner otras 80 porque la plaza se llenó hasta arriba. María Jesús, otra trabajadora del ayuntamiento, hasta nos hizo un precioso reportaje fotográfico que al rato estaba en facebook. Durante la actuación todo genial, la gente disfrutando, riendo. Todas estas condiciones hacen que todo salga mucho mejor. Esto ya nos ha pasado en otros pueblos y ciudades donde todo ha ido genial. Un objetivo de Dinamia Teatro es que cada vez se cuiden más los espectáculos teatrales porque esto vale para nosotros pero también para los que vengan detrás. Es la forma de valorar cada vez más estos actos culturales y que la gente se acostumbre a disfrutar tranquilamente de actividades así. 

Todo perfecto en Almaraz

Como digo no se trata de aleccionar ni nada parecido. Se trata de valorar la cultura, el teatro en este caso como se merece. Poco a poco aprendemos todos y todas, nosotros mismos con la experiencia sabemos orientar mejor a los organizadores. De momento yo me quedo con  Manolo, el de Navalmoral que vive en Almaraz y su pasión porque ayer todo saliera estupendamente. Con Manolo y todas  esas personas que le dan al teatro el valor que tiene y debe tener. Gracias.

Ahora vamos a por agosto con 16 bolos hasta el día 24 que cogeremos unas pequeñas vacaciones. Aunque no lo parezca tenemos algún día libre por si alguien se anima a llevarnos a su pueblo. Cualquier cosina aquí estamos. Un abrazo dinamieros y dinamieras y gracias siempre por estar ahí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *